Por qué tus suscriptores borran tus emails. Razones y soluciones.

 En Email marketing, Marketing

Resulta bastante frustrante que, al enviar una newsletter a nuestra base de datos, con todo el trabajo que ello conlleva, nuestros suscriptores no se den ni por aludidos.

Pasa, muchísimas veces.

Redactar el contenido ya de por sí requiere de mucho esfuerzo: que sea original, que aporte valor, que sea necesario para tu audiencia, que esté relacionado con tu marca, y un largo etc. de requisitos. Y si además de todo eso, no conseguimos que nos lean, pues peor porque estaremos trabajando por unos resultados bastante bajos.

Suscríbete ahora a nuestro canal de Youtube, y recibe antes que nadie de cada nuevo vídeo:

Trabajar el eMail marketing a día de hoy es más que necesario. Diríamos que, sin equivocarnos, es imprescindible en cualquier estrategia de comunicación.

Newsletter semanales, secuencias de automatización, lanzamientos de productos o servicios… hay miles de opciones. Si contabilizamos todo el tiempo que se emplea en ello, te sorprenderías seguramente.

Y de esta manera, es normal que te desesperes cuando vas y compruebas las estadísticas y ves que, ¡la tasa de apertura es muy baja!

Conseguir que los suscriptores de una lista de email abran tu newsletter, lleva algo más que estudiar la calidad del contenido que le envías. Hay que tener en cuenta y poner en práctica otros elementos que también son parte de la estrategia.

No te servirá de nada todo el trabajo que pones en crear automatizaciones, newsletters bien diseñadas, etc. si no implementas una estrategia acorte a tu target y analizas sus intereses principales.

Se trata de un proceso de prueba y error. Difícilmente a la primera darás con la estrategia más acertada.

Vivimos saturados y el bombardeo de emails que recibimos a diario es inmenso. De hecho, aplicaciones como Gmail, detectan cuando un email es una newsletter y lo lleva directamente a la pestaña destinada para ello llamándole “promociones”.

¿Qué hacer entonces?

Razones por las que tus suscriptores borran o no abren tus emails

Veamos hoy los errores más comunes que se cometen a la hora de escribir una newsletter, paso a paso.

#1. El asunto no es atractivo

Debes diseñar un asunto para tu email lo suficientemente atractivo como para que invite, sin vacilar, a abrirlo. Así de sencillo.

Este es el primer filtro que aplican tus suscriptores y es en ese momento cuando deciden si vale la pena o no, invertir su tiempo en leerte. Si no llama la atención, nadie abrirá la newsletter e irá directamente a la papelera.

El asunto debe provocar curiosidad, intriga, sorpresa…, etc.

Dedicarle tiempo a redactar un buen título es importantísimo para conseguir mayores aperturas. Existe una fórmula que es sencilla si quieres lograrlo y es: curiosidad + beneficios = interés.

Por ejemplo:

  • Mi fórmula para lograr más ventas en 6 meses.
  • La única herramienta para que tus productos se vendan.

Ten cuidado con emplear palabras como “novedad”, “gratis”, “exclusivo”, “24 horas”…, son muy poderosas y tienen gran impacto en el subconsciente humano, pero si las utilizas una y otra vez en tus campañas de eMail marketing corres el riesgo de que tu email sea considerado Spam y vaya directo a la carpeta de “no deseados”.

#2. Estética y maquetación de tu correo

La parte visual del eMail es muy importante. No podemos obviar la importancia del diseño y de cómo este impacta positiva o negativamente, sobre la tasa de clics.

Una newsletter bien maquetada y sobre todo legible en diferentes dispositivos (responsive) es fundamental. No olvides que 8 de cada 10 personas acceden a internet mediante su smartphone.

Incluso la fuente (imprescindible que sea de fácil lectura) y el tamaño de la letra elegida es importante ya que causarán diferentes impresiones en el lector en función de su tipología.

#3. Poco valor en el contenido

Si tus lectores confían en que aquello que compartes con ellos es de valor, seguirán abriendo tus correos. Así funciona.

Si eres una marca que no aporta contenido original, repetitivo y nada nuevo a quién lo lee, finalmente tus suscriptores se cansarán y dejarán de abrir tus correos porque sabrán que no habrá nada que merezca la pena.

Existe una regla, la del 20/80, ¿la conoces?

Con esta regla significa que todo el contenido que le envíes, un 80% debe ser de valor y un 20% puede estar destinado a la promoción de tus productos o servicios.

Si tus suscriptores sienten que solo les escribes con la intención de venderles algo, ni siquiera se molestarán en abrir tus correos, así será. Para conseguir redactar un buen contenido que sea interesante para tu audiencia, debes seguir algunos pasos:

Dirígete a tus lectores de manera muy cercana, conecta con ellos

Define a tu cliente ideal, esto es fundamental para que la estrategia esté orientada hacia tus objetivos y consigas resultados en un menor plazo de tiempo.

Si tienes claro qué le interesa a tu cliente ideal, sus preocupaciones y cómo se comunica, podrás establecer una relación mucho más cercana y por lo tanto más efectiva entre tu marca y el mismo.

Define el objetivo de tu newsletter

Para qué y por qué envías tus emails, ¿lo sabes? Pues es fundamental que sepas tu objetivo principal. Aunque no sea directo, aunque se trate de acciones indirectas, es imprescindible tenerlo bien claro.

Solo sabiendo qué quieres obtener, serás capaz de redactar el contenido según este fin.

#4. Eres un robot

Si el contenido de tu email es frío y poco cercano, será rechazado por tus lectores.

Es importante que se sientan en comunicación con una persona concreta, sé lo menos genérico posible de cada a la imagen de tu marca. Para ello hay algunas técnicas que te servirán de ayuda:

  • Llama a las personas por su nombre (todas las aplicaciones para trabajar el email marketing tienen la opción de colocar etiquetas).
  • Escribe de manera sencilla y directa. Imagina cómo hablarías con esa persona en una conversación cara a cara.
  • Háblale de tú, a menos que tu negocio y la marca que has establecido requiera otro tratamiento. Olvida el dirigirte a vosotros, emplea la segunda persona del singular. Lo que quiero sentir al leerte es que me hablas únicamente a mí.
  • Despídete de manera afectuosa e intenta transmitir una sonrisa a través de tus palabras.

5#.  Lista de suscriptores no depurada ni segmentada

Depurar tu lista de suscriptores es muy positivo para tu negocio.

Esto no quiere decir que borres y elimines contactos, pero si haces un seguimiento de la tasa de apertura de tus correos sabrás con facilidad quiénes son tus lectores más fieles.

Por otro lado, es muy importante para que las campañas de email marketing funcionen, segmentar a los lectores de tu lista en varias categorías en función de sus intereses.

El secreto está en ofrecerles lo que realmente esperan de ti.

6# Mala frecuencia de envíos

El error anterior está muy relacionado también con este punto. Hemos hablado de la importancia de no agobiar al lector porque el contenido no está segmentado y no es interesante para él.

Sin embargo, también puede verse sobresaturado si cada día encuentra un email de tu marca en su buzón.

Establecer una frecuencia acertada consiste en encontrar el equilibrio entre ser un pesado y caer en el olvido.


Nuestra bandeja de entrada está muy saturada y todos borramos muchos de los emails que recibimos al cabo del día. Pero si tienes en cuenta estos seis errores tan frecuentes y consigues no caer en ninguno de ellos, es muy probable que tus correos sean abiertos tan pronto como lleguen al buzón de los suscriptores de tu lista.

Coméntanos ahora, ¿sueles cometer alguno de estos errores en el envío de tus correos? ¿Hay algún otro error que hayas detectado?

Últimos artículos

Comentarios